INGREDIENTES

1 conejo
4 butifarras
2 zanahorias
1 cebolla
1 cabeza de ajos
1 pimiento verde
Aceite de oliva virgen
1 copita de brandy
1 hoja de laurel
½ rama de canela (opcional)
Pimienta negra molida

PREPARACIÓN Y COCCIÓN

Pedimos al carnicero que nos corte el conejo a octavos. Salpimentamos el conejo y lo reservamos. Pelamos las zanahorias, las dejamos enteras y las reservamos. Lavamos el pimiento y lo dejamos entero. Pelamos la cebolla y la cortamos por la mitad. Cogemos una cazuela grande y añadimos aceite abundante y, en frío, ponemos el conejo, las butifarras, las verduras, la cabeza de ajos entera, la canela y la hoja de laurel.
Calentamos la cazuela, la  tapamos y dejamos cocer unos 40 minutos. A media cocción, cuando el conejo empiece a quedar dorado por la parte de abajo, le damos la vuelta y añadimos el coñac. Se desprende el fondo de la cazuela y se mezcla con la carne. Dejamos que se haga unos minutos mas, tapamos, dejamos reposar y servimos.

Está más rico si lo cocinamos con antelación y lo dejamos reposar.

PARA SABER MÁS

Si retorcemos las butifarras por la mitad y las cortamos, nos quedarán más pequeñas. Es mejor a la hora de repartir y servir el plato. De  vez en cuando moveremos la cazuela para evitar que el conejo se pegue.

RESULTADO EN LA MESA

Un clásico de la cocina catalana para chuparse los dedos.

 Montse