INGREDIENTES PARA 6 PERSONAS

1 pollo de corral que pese más de 2 kg
2 o 3 cigalas por persona
2 cebollas
4 tomates maduros
1 cabeza de ajos
sal
Pimienta negra molida
Aceite de oliva virgen extra
400 ml de caldo de carne o de pescado
Una copa de brandy (100 ml)

Para hacer la picada
Un poco de  chocolate negro
10 almendras tostadas peladas
2 carquiñolis
1 diente de ajo pelado

PREPARACIÓN Y COCCIÓN

Pedimos a la carnicería que nos corten el pollo a octavos y nos separen las alas de las pechugas. Pulimos el pollo, le quitamos el exceso de grasa y los restos de plumas que pudiera tener. Lo lavamos ligeramente bajo el grifo, lo escurrimos, lo secamos con papel de cocina y lo salpimentamos.
Ponemos el aceite en una cazuela, cuando esté caliente saltamos las cigalas un minuto, lo  justo para perfumar el aceite, las retiramos y las reservamos. Paramos la cocción.  Picamos una cebolla y la reservamos; la segunda la cortamos a cuartos. Rallamos el tomate y también  lo reservamos. Encendemos el fuego y, en la misma cazuela, incorporamos el pollo en frío y añadimos la cebolla cortada en cuartos con la cabeza de ajos. Doramos el pollo y  a media cocción añadimos  el brandy y seguimos la cocción y cuando que esté dorado, retiramos el pollo y las verduras.
En la misma cazuela hacemos un sofrito con la cebolla y el  tomate. Primero sofreímos la cebolla y cuando está bien cocida añadimos el tomate. Una vez hecho el sofrito, añadimos de nuevo  el pollo a la cazuela, le damos un par de vueltas. Incorporamos el caldo sin que lo cubra. Lo dejamos cocer haciendo hervor hasta que el pollo esté blando. (lo comprobamos pinchando con un tenedor).
Mientras se va cociendo, preparamos una buena picada. Ponemos todos los ingredientes en el mortero y los machacamos bien. También lo podemos hacer con la batidora, añadiendo un poco de la misma salsa  de la cazuela.
Añadimos las cigalas. Rectificamos  de sal, lo dejamos cocer 5 minutos y paramos la cocción.

PARA SABER MÁS

Al cocinar pollo y marisco, podemos utilizar indistintamente caldo de carne o de pescado. Este plato es mejor cocinarlo el dia anterior, reposado está mucho más  rico. La Pepita Guimerà nos cuenta que aprendió a cocinar este plato de la mano de su suegra (la abuela Carmeta),  una gran cocinera. Esta es una receta de familia de más de 100 años.

RESULTADO A MESA

Un clásico mar y montaña de la cocina catalana para chuparse los dedos.

Júlia i Montse