INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS

4 manzanas grandes
4 trozos de queso de cabra (tipo rulo)
4 cucharadas de pasas sultanas
1 cebolla (120 g)
1 cucharada de aceite de oliva virgen


PREPARACIÓN Y COCCIÓN

Cortamos la cebolla a la juliana. Pelamos las manzanas, retiramos el corazón, las cortamos en dos y después hacemos  láminas delgadas. Ponemos una sartén antiadherente al fuego con el aceite, añadimos la cebolla y pochamos  hasta que nos quede transparente, no debe tomar color. Añadimos la manzana y las pasas, damos unas vueltas, tapamos y bajamos el fuego. Dejamos cocer unos 20 minutos. Vigilamos que la manzana no se pegue, si es necesario añadimos unas cucharadas de agua. Cuando la manzana esté blanda, apagamos el fuego.
Montamos los platos. Repartimos la manzana en cada plato (lo podemos hacer con un aro metálico), ponemos encima el trozo de queso. Entramos los platos al horno caliente a 200 ºC unos 8 minutos. Vigilamos el horno; cuando el queso empiece a tomar un color dorado, retiramos del horno y servimos caliente.

 

PARA SABER MÁS

Debemos vigilar la cocción de la manzana. Debe quedar con textura de compota; blanda y jugosa. Las pasas no necesitan remojo, quedan hidratadas al cocerlas con la manzana y la cebolla. Podemos remojar las pasas con vino rancio o brandy y añadirlas a media cocción.

RESULTADO
 

El queso se deshace. Mezclado con la manzana caliente, os encantará. Buen provecho!

Montse y Júlia