INGREDIENTES

Langostinos
Sal
Pimienta negra molida
Jugo de limón
Whisky
Aceite de oliva virgen extra
Mantequilla

PREPARACIÓN Y COCCIÓN

Esta receta la podemos hacer con langostinos congelados. Dejamos descongelar los langostinos  en la nevera hasta el punto en que los podamos abrir por la mitad con facilidad sin estropearlos. Tomamos un cuchillo puntiagudo y cortamos la parte interna de la cabeza, entre las dos filas de patas, sin llegar a cortarlo del todo.  Con unas tijeras seguimos el corte que hemos hecho con el cuchillo y acabamos de partirlo en dos sin llegar a la cola. Nos debe quedar como en la foto, dos partes unidas por la cola.

Ponemos los langostinos en una fuente de horno y los aliñamos con aceite, sal, pimienta, zumo de limón y el whisky. Entramos la bandeja al horno  a 200ºC, posición bóveda y solera (arriba y abajo). Dejamos cocer 7 u 8 minutos en función del tamaño de los langostinos. Mientras tanto, ponemos la mantequilla dentro de un bol de vidrio y la deshacemos en el microondas. Sacamos la bandeja del horno, aliñamos los langostinos con la mantequilla derretida y servimos inmediatamente.

PARA SABER MÁS

Es muy importante cocer los langostinos el tiempo justo. Si nos pasamos quedan secos. Para saber cuándo están en su punto, observamos el cambio de color y cómo  la cola se retuerce hacia arriba. Los podemos tener cortados y aliñados en la nevera a punto de cocer. Se deben tomar recién salidos del horno, fríos pierden sabor y textura. Los podemos comprar anticipadamente y tener un buen recurso culinario. Para esta receta no os damos cantidades, la hacéis a vuestro gusto.

Esta receta nos la enseñaron unos buenos amigos de Zarautz, Jesús y Manolo, excelentes cocineros.

RESULTADO

Espectacularmente buenos. Son muy fáciles de hacer si los cortamos a medio descongelar

Montse y  Júlia