galetes-pistatxo

INGREDIENTES

75 g de pistachos pelados naturales
40 g de arándanos secos
125 g de harina
1 yema de huevo
50 g de azúcar blanco
1 pizca de sal
100 g de mantequilla a punto de pomada

PREPARACIÓN Y COCCIÓN

Troceamos los pistachos y los arándanos con un cuchillo sobre una madera, no deben quedar trozos muy pequeños. Encima del mármol de la cocina, tamizamos la harina y formamos un volcán. Colocamos dentro los pistachos, los arándanos, la yema, el azúcar, la sal y la mantequilla.
Lo trabajamos con las manos rápidamente hasta obtener una masa homogénea. Con las manos formamos un cilindro de unos 5 cm de diámetro y lo envolvemos con film transparente. Lo dejamos reposar en la nevera un mínimo de una hora hasta que quede fuerte. Calentamos el horno a 180ºC arriba y abajo. Preparamos la bandeja del horno y la cubrimos con una hoja de papel de horno. Sacamos la masa de la nevera, la desenvolvemos y la cortamos en rodajas de un centímetro de espesor. Iremos poniendo las galletas en la bandeja bien separadas, ya que con el calor del horno aumentan de volumen. Horneamos unos 13-14 minutos, sacamos la bandeja del horno y dejamos enfriar las galletas.

 

PARA SABER MÁS

Es importante sacar la mantequilla de la nevera para que coja textura de pomada; si está demasiado fría y fuerte, la masa no queda bien. Debemos juntar rápidamente los ingredientes, al principio puede parecer que no se incorporan, pero en pocos minutos veremos la diferencia. La masa debe reposar en la nevera el tiempo necesario, la mantequilla debe endurecerse, de otro modo al cortar las galletas la masa se romperá.

 

RESULTADO EN LA MESA

Unas galletas deliciosas, delicadas y diferentes. Qué aproveche!

Júlia