INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS
½ sandía grande
2 requesones de Pau
2 cucharadas soperas de piñones
Miel

Material necesario
Un molde de emplatar redondo

PREPARACIÓN
Hacemos un corte de sandía redondo y grueso, como si cortáramos una rebanada de pan. El grosor del corte debe ser un poco más pequeño que el tamaño del molde cilíndrico. Hacemos el primer corte con el molde, si es demasiado ancho lo recortamos. Lo ponemos en una fuente, secamos la parte de encima con papel de cocina, esparcimos la mitad de un requesón y lo nivelamos con una cuchara. Necesitamos ½ requesón para cada ración. Lo desmoldamos  y acabamos de hacer todos los cortes. Lo reservamos en la nevera.
En el momento de servir, ponemos uno en cada plato , añadimos un hilo de miel y esparcimos unos cuantos piñones por encima. Terminamos el plato con algunos dados de sandía.

PARA SABER MÁS
Este es un postre tan fácil y  rápido, que puede prepararse  casi al momento. Podemos cortar la sandía unas horas antes y guardarla en la nevera, pero el requesón debemos ponerlo poco antes de servir. 

RESULTADO EN LA MESA
Un postre refinado y sorprendente. Una manera diferente, de saborear la sandía. Os encantará!

Júlia