INGREDIENTES PARA 6 PERSONAS
4 huevos
1 yogur natural
1 piel de limon rallada
2 medidas de yogur de azúcar
1/2 medida de yogur de anís
1/2 medida de yogur de aceite de girasol
3 medidas de yogur de harina
1 sobre de levadura química (Royal)
Una pizca de sal

Utensilios
Un molde metálico desmontable de 20 cm
Una batidora eléctrica de varillas
3 boles

PREPARACIÓN Y COCCIÓN

Calentamos el horno a 180ºC bóveda y solera. Separamos las claras de las yemas. Preparamos el resto de ingredientes.
En un bol mezclamos la harina con la levadura y reservamos.
En un segundo bol más pequeño, montamos las claras a punto de nieve con la sal y reservamos.
En un tercer bol batimos las yemas con el azúcar hasta que blanqueen. Añadimos poco a poco el yogur, el anís y el aceite. Lo mezclamos bien con una espátula. Añadimos la piel de limón. Incorporamos la harina y la levadura tamizadas con un colador en 2 veces, con movimientos envolventes y suaves con la ayuda de una espátula. Finalmente incorporamos las claras siguiendo el mismo procedimiento.

Preparamos el molde, lo untamos con mantequilla y espolvoreamos con harina. Vertemos la masa y horneamos  10 minutos a 180ºC, después bajamos la temperatura a 175ºC y lo horneamos unos 30 minutos más. Pinchamos con un palillo para comprobar que está bien cocido.

PARA SABER MÁS

Si lo hacemos con un molde de 20 cm, nos queda un bizcocho alto que podemos dividir en capas y rellenar a nuestro gusto con  mermelada, chocolate, crema, etc. Si lo horneamos en una fuente más grande y cuadrada, nos quedará como una torta. Podemos añadirle piñones, manzana, almendras laminadas, nueces...

RESULTADO 

Un bizcocho básico muy esponjoso que nos sirve para hacer muchas combinaciones.

Montse