INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS

1/2 l de leche
4 yemas de huevo
125 g de azúcar
20 g de almidón de maíz
1 rama de canela
Piel de un limón
Azúcar para quemar la crema

PREPARACIÓN Y COCCIÓN

Lavamos y pelamos el limón evitando la parte blanca y reservamos. Mezclamos el almidón con medio vaso de leche fría y reservamos. Separamos las yemas de las claras y reservamos las yemas. Las claras no se utilizan para esta receta. En un cazo hervimos el resto de leche con la piel del limón entera y una rama  de canela, antes de que empiece a hervir apagamos el fuego. En un cazo a parte mezclamos las yemas con el el azúcar y las trabajamos hasta que la mezcla quede homogénea. En este punto añadimos la leche caliente sin dejar de remover y seguidamente la mezcla de leche y almidón. Ponemos de nuevo el cazo a calentar sin dejar de remover la crema, procurando que no hierva. Continuaremos hasta que la crema sea suficientemente espesa. Apagamos el fuego y repartimos la crema en cazuelitas individuales o en platos de postre. También la podemos servir en una fuente grande. Dejamos enfriar a temperatura ambiente.
Unos minutos  antes de servirla, calentamos  la pala de quemar al fuego hasta que esté muy caliente. Espolvoremos la crema con azúcar y pasamos la pala lentamente, para que el azúcar caramelice. Podemos realizar esta operación con un soplete de gas.

PARA SABER MÁS

En Cataluña es  tradición tomar crema catalana el día de San José, por este motivo se llama  también crema de San José. 

RESULTADO 

Un postre tradicional de la cocina catalana. Podemos  servirla sola o acompañada de carquinyolis, galletas de Santa Coloma o bizcocho hecho con las claras de huevo que nos han sobrado. Deliciosa!

Montse