INGREDIENTES

18 espárragos verdes gruesos

9 trozos de jamón  ibérico (también se puede usar beicon)

2-3 hojas de pasta filo

Sal

Mantequilla

Sésamo

Para la salsa

80 g de queso azul

125 g de yogur natural

1 cucharada de mayonesa

1 cucharadita de vinagre

Sal

Pimienta negra molida

PREPARACIÓN Y COCCIÓN

Calentamos el horno a 180 °C. Forramos una bandeja con papel vegetal. Cortamos las puntas de los espárragos, el resto lo reservamos para otra preparación.

Ponemos agua a calentar y hervimos las puntas de los espárragos 5 minutos. Tienen que quedar al dente. Las refrescamos en un bol con agua y hielo para parar la cocción. Dejamos escurrir. Cortamos la pasta filo a rectángulos para enrollar los espárragos. Envolvemos los espárragos con jamón y los ponemos sobre el rectángulo de pasta filo (pintada en el interior con mantequilla fundida). A continuación enrollamos como si fuera un cigarrillo. Pintamos con huevo la superficie de la pasta,  esparcimos  unas semillas de sésamo y entramos al horno unos minutos. Vigilamos el color de la pasta; cuando esté dorada,  retiramos del horno y servimos enseguida.

Para la salsa

En un bol trabajamos el queso azul con un tenedor, añadimos el resto de ingredientes y mezclamos. La salsa se puede servir a un lado del plato o en bol aparte.

 

PARA SABER MÁS

Al momento de poner los espárragos al horno, taparemos las puntas con una tira de papel de aluminio para evitar que queden secas o se quemen. Lo tendremos preparado y lo hornearemos al momento. Serviremos enseguida. Así la pasta filo estará muy crujiente.

RESULTADO

Un entrante original y delicioso.

Esta  receta  es de un curso de cocina del Espai Boisà, en Barcelona.

Montse