Carxofes confitades

 

INGREDIENTES
Alcachofas
1 cucharada de pimienta negra en grano
1 diente de ajo
2-3 hojas de menta
Aceite de oliva 0,4
Sal Maldon


PREPARACIÓN Y COCCIÓN
Confitamos las alcachofas
Las alcachofas las elegimos tiernas, mejor si no son muy grandes, que estén bien cerradas y con las hojas muy juntas. Cortamos la parte superior de las hojas, retiramos las hojas exteriores y nos quedamos sólo con la parte más tierna, dejando una parte del tronco repelado. Las cortamos en 4 o en más trozos en función del tamaño. Ponemos las alcachofas en una cazuela, las cubrimos de aceite, añadimos el diente de ajo, 1 cucharada de pimienta en grano y la menta. Empezamos a calentar suavemente controlando la temperatura con un termómetro; no debe sobrepasar los 100ºC. Las dejamos cocer 30-40 minutos, las pinchamos con un tenedor para comprobar si están blandes. Cuando vayamos a servirlas, las escurrimos sobre papel de cocina y añadimos sal Maldon. El proceso de confitado, nos lo explicó nuestro buen amigo Chef Biktor, y él lo aprendió del "blog de la mami"

 

 

Carxofes en conservaConserva
Si queremos hacer conserva de alcachofa, previamente a la cocción esterilizaremos los frascos de vidrio. Debemos lavar bien los frascos y las tapas, los hervimos durante 15-20 minutos y los dejamos escurrir sobre un paño limpio hasta que estén secos. Cuando las alcachofas estén cocidas, antes de que se enfríen, las ponemos en los botes de cristal y los rellenamos hasta el borde con el aceite caliente. Añadimos unas gotitas de vinagre o limón, cerramos el frasco y lo dejamos boca abajo unas horas; de esta manera se hará el vacío y se conservarán mejor. Con este sistema se conservan varios meses y tendremos alcachofas para todo el año.


PARA SABER MÁS
Cuando cocemos las alcachofas es importante que la temperatura no sobrepase los 100ºC para evitar que las alcachofas se frían. Con esta técnica, quedan muy sabrosas y tiernas. Si al principio nos pasamos con la temperatura, podemos sacar la cazuela del fuego o ajustar añadiendo un poco de aceite frío. Cuando la temperatura alcanza los 100ºC veremos que el aceite hace una fina línea de burbujitas que suben hacia la superficie. El aceite no lo tiramos; lo podemos aprovechar para freír o cocinar otros platos.


RESULTADO
Unas alcachofas tiernas y sabrosas para servir como aperitivo, preparar alguna tapa, ensaladas o acompañar algún plato de carne o pescado.

Montse